Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cirugía para hombre - Nariz Rinoplastia

Cirugía para hombre /

Nariz

La cirugía de nariz o rinoplastia masculina es una intervención de cirugía estética muy demandada entre los hombres. Gracias a este procedimiento estético puede modificarse la forma y el contorno de la nariz para crear más armonía. La corrección de deformidades incluye:
- Aumento o reducción de la giba nasal prominente
- Estrechamiento de la base nasal
- Corrección de las desviaciones del tabique
- Refinamiento de la punta de la nariz eliminando parte de los cartílagos alares.

También ayuda a corregir traumatismos y problemas respiratorios. El éxito de la rinoplastia masculina se basa en reconocer previamente las características específicas del paciente en cuanto estructura anatómica, grosor de la piel, tamaño de los cartílagos y los huesos, la forma del rostro… que dará como resultado una nariz natural en completo equilibrio con sus rasgos faciales, mejorar su respiración y aumentar su autoestima.

¿Quién es un buen candidato para una rinoplastia?

El candidato ideal para someterse a esta intervención es una persona que desea corregir pequeñas imperfecciones y tener una nariz más proporcionada para conseguir una mejora de su aspecto y aumentar su autoestima y confianza en sí mismo.
También son susceptibles de realizarse una rinoplastia, las personas que la requieran con fines médicos por problemas respiratorios o traumatismos, los riesgos son escasos y se mejora considerablemente la calidad de vida de los pacientes.
Es sumamente importante, hablar con tu cirujano, antes incluso de optar por la realización de esta cirugía, explicarle qué es lo que se quiere conseguir para que a su vez, nos dé unas expectativas realistas sobre los resultados de la futura intervención. Se puede utilizar el simulador Vectra X3 para que el candidato pueda observar cómo quedaría después de la cirugía.

El simulador es Vectra X3
En general, un candidato a este tipo de cirugía deberá contar con buena salud física, incluyendo una estabilidad psicológica, no fumar y haber aceptado los posibles riesgos llegando a un acuerdo con el cirujano sobre las expectativas reales y posibles que se pueden tener tras la cirugía. No todas las personas que consultan sobre la posibilidad de realizarse una rinoplastia poseen el perfil necesario para su realización aún teniendo indicaciones físicas absolutas para recibir un procedimiento quirúrgico.
La edad también debe tenerse en cuenta. Es recomendable no realizar una rinoplastia hasta que no se haya dado el "estirón" y el crecimiento facial esté completo, es decir, hasta los 15 - 16 años en los niños. Así mismo, es importante considerar los ajustes emocionales y sociales de los adolescentes, y estar seguros de que quieren someterse a esta cirugía. 

  • La cirugía de la nariz, ¿en qué consiste?

    Click

    Se trata de un proceso ambulatorio de 1 a 3 horas aunque las cirugías para corregir problemas más complicados puede llevar más tiempo. Se suele llevar a cabo mediante anestesia general aunque también se realiza bajo anestesia local y sedación. Generalmente permanece ingresado una noche.

    El procedimiento consiste en separar la piel de la nariz de su soporte de hueso y cartílago, que es esculpido con la forma deseada. Así, la piel es redistribuida y adaptada sobre este nuevo soporte.

    La intervención se puede realizar desde dentro de la nariz, haciendo unas pequeñas incisiones en el interior de los orificios nasales, o bien desde el exterior, mediante una rinoplastia abierta, sobre todo para los casos más complejos, en la que se realiza una pequeña incisión en la columela.

    Cuando se finaliza la cirugía se coloca una férula de resina termoplástica en el dorso de la nariz, que ayudará a mantener la nueva forma de la nariz. También se colocan tapones nasales en ambos orificios para evitar el sangrado y estabilizar el tabique nasal. 

  • Después de la rinoplastia

    Click

    Tras la cirugía, y principalmente, durante las primeras 24 horas, el paciente puede notar la cara hinchada, molestias sobre la nariz y dolor de cabeza, que irán desapareciendo con el paso de los días y la medicación. Se recomienda dormir con la cabecera de la cama elevada para disminuir la inflamación. El hinchazón y los hematomas alrededor de los ojos desaparecen en unas 2 semanas (un mínimo hinchazón, sólo perceptible por el cirujano, podrá durar unos meses). Generalmente el taponamiento nasal se retira en 1 ó 2 días, mientras que la férula y los puntos de la piel se quitan al cabo de una o dos semanas. 
    La mayoría de los pacientes notan una mejoría 2 días después de haberse sometido a la intervención aunque su incorporación laboral no se produce hasta después de una semana. Deben evitarse las actividades físicas como natación o jogging durante las primeras semanas y sobre todo, tener especial cuidado al tocarse la nariz y lavarse la cara.
    Cualquier intervención presenta riesgos de complicaciones, como infección o reacciones a la anestesia, pero en una rinoplastia no son habituales y suelen ser de muy poca importancia. Es primordial seguir las instrucciones del cirujano y su equipo antes y después de la intervención para minimizar la posibilidad de estas complicaciones.

  • Los resultados

    Click

    La mayoría de los hombres que se han sometido a una rinoplastia están muy satisfechos con la decisión de haberlo hecho, ya que las modificaciones estéticas pueden mejorar la respiración, aumentar la autoestima y lograr mayor equilibrio en sus rasgos faciales.
    Nuestro mayor éxito es lograr que el paciente se sienta a gusto con su nueva armonía facial, de una forma natural, sin que se vea una nariz operada. 
    Los pacientes que se someten a una rinoplastia obtienen resultados estéticos satisfactorios y permanentes. Por lo general, las cicatrices son mínimas y poco visibles. En algunos casos aparecen pequeños puntos rojos en la zona tratada pero su aspecto irá mejorando poco a poco y al cabo de una semana o dos podrá apreciar los resultados sin molestias. Los resultados finales se aprecian al año de la intervención ya que la piel tiene que adaptarse a las modificaciones que se han realizado de los huesos y cartílagos.