Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Cirugía Plástica - Reconstrucción de Mama Reconstrucción
de mama

Cirugía Plástica /

Reconstrucción de Mama

La reconstrucción de la mama tras su extirpación por cáncer de mama u otra enfermedad (mastectomía) es uno de los procedimientos quirúrgicos actuales más gratificantes para la paciente. Las nuevas técnicas y la evolución de los materiales médicos permiten al cirujano crear una mama muy similar en forma, textura y características a la mama no operada.

¿Quién es una buena candidata para la reconstrucción mamaria?

La mayoría de las mujeres que han sido sometidas a una mastectomía pueden considerarse candidatas para la reconstrucción de la mama y casi todas pueden hacerlo al mismo tiempo que se quita la mama. La candidata óptima es aquélla a la que se le puede eliminar completamente el tumor durante la mastectomía. La ventaja de reconstruir la mama a la vez que se realiza la mastectomía es que la paciente se despierta de la intervención con un contorno mamario adecuado, evitando la experiencia de verse con la mama amputada. En algunos casos, no obstante, la reconstrucción debe posponerse. Algunas mujeres no se sienten cómodas hablando de una reconstrucción cuando aún intentan digerir el diagnóstico de un cáncer de mama; otras mujeres simplemente no desean más intervenciones que las estrictamente necesarias para curar la enfermedad. En cualquier caso, lo más importante es tener una información adecuada y clara sobre lo que puedes esperar por parte de tu cirujano. En la consulta pre-operatoria, el cirujano te explicará en detalle el procedimiento y los resultados reales que puedes esperar, y te mostrará fotos de antes y después de la intervención.

  • La cirugía de reconstrucción mamaria

    Click

    El equipo médico que realiza la mastectomía, oncólogo y cirujano plástico, deben coordinarse para desarrollar una estrategia que confluya en el mejor resultado posible. El cirujano plástico es el especialista, que por su formación (especialista en Cirugía Plástica, Reparadora y Estética) posee los recursos técnicos y estéticos adecuados para reconstruir una mama con un aspecto natural. Tras evaluar el estado general de la paciente, le informaremos de las opciones más apropiadas para su edad, salud, características físicas y anatómicas y expectativas de futuro. Por ello, siempre debe haber al menos un cirujano plástico dentro del equipo multidisciplinar que aborde una reconstrucción mamaria.

  • Las técnicas para reconstruir la mama

    Click

    Existen diversos tipos de operación para reconstruir la mama:

    Técnicas de expansión cutánea

    La técnica de la expansión cutánea es la más utilizada y consiste en expandir la piel para, posteriormente, colocar una prótesis. Después de la mastectomía, el cirujano plástico coloca un expansor debajo de la piel y músculo del pecho. A través de un mecanismo de válvula introduce una solución de suero salino una vez a la semana, durante varias semanas, hasta rellenar el expansor. Una vez que la piel se ha dado de sí lo suficiente, se retira este expansor y se sustituye por una prótesis mamaria de silicona. Hay algunos expansores que están diseñados para mantenerse como implantes definitivos. Esta intervención se realiza bajo anestesia general, con una estancia en el hospital generalmente de 24 horas. El pezón y la areola se reconstruyen después, mediante anestesia local y de manera ambulatoria. Las prótesis utilizadas en este tipo de reconstrucción mamaria contienen silicona médica. No se ha demostrado ninguna relación entre el cáncer de mama y el empleo de prótesis mamarias. Su utilización está aprobada en todos los países Europeos. 

    Técnicas que emplean tejidos propios

    Existe también una técnica que emplea tejidos propios consistente en la movilización o el trasplante de tejidos de otras zonas del cuerpo como el abdomen, la espalda o las nalgas. En algunos casos estos tejidos siguen unidos a su sitio original, conservando su vascularización, y son trasladados hacia la mama mediante un túnel que corre por debajo de la piel. En otros casos son separados completamente de su sitio original y son trasplantados al pecho mediante la conexión a los vasos sanguíneos de esta zona. Esta técnica es más compleja, deja más cicatriz y el período de recuperación es mayor. Sin embargo, el resultado estético es mucho más natural. Esta técnica se realiza también bajo anestesia general, con una estancia hospitalaria de 3 días.

    Técnicas Mixtas

    Actualmente estamos realizando con mucho éxito una técnica que consigue aunar lo mejor de las dos anteriores. Consiste en combinar la colocación de una prótesis con la inyección de grasa de la propia paciente para conseguir unos contornos más naturales tanto a la vista como al tacto. Esta técnica está especialmente indicada en las pacientes que se hayan sometido a radioterapia o que tengan una piel poco elástica, ya que la inyección de grasa produce un efecto muy beneficioso sobre la piel y la cicatriz. En estos casos indicamos una primera sesión para extraer la grasa mediante liposucción, con la consiguiente mejoría del contorno corporal en los casos que sea apropiado; en esa misma intervención se trata la grasa para purificarla y se inyecta bajo la piel del tórax, alrededor y en el interior de la cicatriz de la mastectomía previa. Posteriormente, una vez mejorada la elasticidad y el grosor de la piel, se realiza la implantación del expansor. La inyección de grasa puede volver a utilizarse ya en la fase final de la reconstrucción para mejorar los contornos o simetrizar ambos pechos, por lo que consideramos que esta técnica combinada consigue unos resultados estéticos muy cercanos a las reconstrucciones microquirúrgicas más complejas y carece de muchos de sus inconvenientes.

    Técnicas para reconstrucción inmediata

    Cualquiera de las tres técnicas pueden usarse para una reconstrucción inmediata (se realiza la mastectomía y la reconstrucción mamaria en el mismo acto quirúrgico). La técnica de expansión cutánea implicará una segunda cirugía para la colocación del implante definitivo, pero en el caso de una reconstrucción inmediata se puede conseguir la colocación de la prótesis directamente sin pasar por todo el proceso de expansión. Esto se puede lograr gracias a la implantación de una lámina especial que va a proteger a la prótesis sin necesidad de haber expandido la piel durante semanas. De esta forma, la paciente que entra en quirófano con el trance de sufrir una mastectomía, sale del mismo con su pecho totalmente reconstruido en un solo tiempo.

  • Los resultados

    Click

    Los resultados de una reconstrucción mamaria son definitivos y permiten hacer una vida absolutamente normal. En algunos casos la mama reconstruida puede tener un aspecto más firme y parecer más redonda que la otra mama. Puede que el contorno no sea exactamente igual que antes de la mastectomía, y pueden existir algunas diferencias de simetría con la mama no intervenida. Sin embargo, estas diferencias sólo suelen ser visibles para la paciente, no siendo percibidas por los demás.

    Para la inmensa mayoría de las pacientes, la reconstrucción de la mama supone una mejoría de imagen absoluta, volviendo a verse un cuerpo completo, y proporciona además un equilibrio psicológico.

    Debe quedar claro que la reconstrucción no tiene efecto en la recurrencia de la enfermedad de la mama, ni interfiere con el tratamiento de quimioterapia o radioterapia, aunque la enfermedad recidiva. Tampoco interfiere con los estudios posteriores que puedan ser necesarios en las revisiones.

    Debes saber que en la actualidad no existe ningún tipo de contraindicación ya que todos los especialistas encargados de evaluar estas pruebas conocen perfectamente los cambios normales que se producen tras la colocación de una prótesis.