Nos han llamado de dos programas de radio pidiendo nuestra opinión sobre la noticia que publica hoy el diario El País, y queremos hacer nuestras declaraciones accesibles a todos nuestros clientes, amigos y lectores:

Las autoridades sanitarias de los Estados Unidos aconsejan cambiar los implantes mamarios cada diez años tras el aumento de pecho.

En base a un estudio realizado por su Agencia de Administración de Alimentos y Drogas (FDA). Estas aseveraciones se hacen a partir de prótesis de una generación antigua, muy comunes en las intervenciones antiguas de aumento de pecho en Estados Unidos, donde las prótesis mamarias estuvieron prohibidas entre 1992 y 2006 (hasta que se generaron suficientes datos clínicos para garantizar su seguridad frente a enfermedades autoinmunes, cáncer, etc).

Gracias a los avances en prótesis para aumento de pecho normalmente no necesitan cambiarse.

La realidad es que el mercado ofrece ya desde hace algunos años prótesis de silicona de alta cohesividad para elaumento de pecho, que tienen una capa más fuerte que las de generaciones anteriores, que confieren más seguridad y más durabilidad. De hecho, las casas que las comercializan garantizan que son para toda la vida. El tanto por ciento de roturas es del 1% a los 5 años.

Ante todo, las mujeres interesadas en someterse a un aumento de pecho tienen que pedir a su cirujano plástico prótesis de alta cohesividad.

Las prótesis para aumento de pecho, tienen que ser de casas comerciales con el marcado CE y de alta calidad. Aquí no hay que escatimar en gastos porque las prótesis son materiales que introducimos en nuestro cuerpo, y que van a durar toda la vida.   

No queremos mencionar aquí casas comerciales, pero si tenéis cualquier duda sobre las marcas de buena calidad, os responderemos por email.