Hoy cierro esta serie de 3 posts que he dedicado al aumento de pecho comentando las conclusiones del último congreso que organizó Allergan ( Medical Expert Meeting) consiguiendo reunir a los mejores cirujanos de la especialidad.

Las expectativas y el éxito en la cirugía de aumento de pecho

Entender y manejar las expectativas de nuestras pacientes es gran parte del secreto del éxito de una buena cirugía. Resulta básico poder identificar que es lo que espera una paciente de una intervención de aumento de mama.

Expectativas y realidad no siempre coinciden. Parte del trabajo de un cirujano consiste en conseguirlo exponiendo abiertamente lo que se puede conseguir.

El cirujano debe ser capaz de identificar esas expectativas y adecuarlas a la realidad de lo que de verdad se puede conseguir con un aumento de pecho. Cada caso es diferente y no con todas las pacientes se puede conseguir ni es recomendable conseguir lo mismo. Buscamos siempre el equilibrio entre proporción y naturalidad , y en estos aspectos los condicionantes propios de cada paciente imponen unas ciertas limitaciones dentro de las posibilidades de conseguir siempre una mejoría tanto del aspecto físico como del bienestar psicológico de las pacientes, al fin y al cabo, su satisfacción. En este sentido , en este pasado congreso pudimos consensuar  10 aspectos claves que influyen en los deseos de nuestras pacientes y que si son tenidos en cuenta nos permiten aunar expectativas mentales (de la paciente) y reales (lo que podemos conseguir con la intervención de aumento de pecho):

  1. la época
  2. la cultura
  3. la publicidad
  4. las películas y programas de tv
  5. parientes, familia y amigos de las pacientes
  6. aspecto estético de la clínica
  7. equipo técnico y staff de la clínica
  8. aspecto físico del cirujano plástico
  9. perfil paciente
  10. problemas de comunicación del cirujano plástico y la paciente.

Además, para una intervención de aumento de pecho el hecho de poder disponer de tecnología de simulación 3D ayuda de forma muy considerable a conseguir que las expectativas de las pacientes y la realidad de lo que vamos a poder conseguir se alineen totalmente.