Unos pómulos bien definidos nos proporcionan una imagen fresca, joven y sofisticada. Por el contrario, un rostro liso y sin volumen ofrece un aspecto más inexpresivo.

Con un sencillo tratamiento logramos resaltar y dar firmeza a los pómulos obteniendo unos resultados naturales y permanentes.

El aumento de pómulos con grasa del propio paciente es una técnica de cirugía estética mínimamente invasiva y que no requiere del uso de prótesis.

A pesar de que el resultado obtenido con esta intervención de cirugía estética es excelente, en algunos casos la grasa inyectada puede absorberse en los meses posteriores y ser necesario un segundo retoque.

En cuanto al posoperatorio, quizás notaremos una leve hinchazón en el rostro y dificultad al mover la boca, aunque podremos volver a la normalidad en unas 24h.

¿Soy un buen candidato para esta intervención de cirugía estética?

Si quieres conseguir un rostro con facciones más marcadas, si necesitas recuperar  volumen en tus pómulos o solucionar el descolgamiento facial producido por la edad, eres el candidato ideal.

Para  más información sobre esta técnica, ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos.