La técnica consiste en el injerto células madre del propio paciente en planos superficiales y profundos de la cara lo que mejora notablemente el aspecto del paciente. Es un procedimiento poco agresivo que logra unos resultados muy positivos, cuyo uso podría ser utilizado en reconstrucciones mamarias tras sufrir un cáncer de mama.

El futuro de la medicina estética

La capacidad de regeneración y de rejuvenecimiento de las células madre va a ser el futuro en muchos aspectos de la medicina estética y especialmente en el rejuvenecimiento facial, estamos ante un procedimiento muy novedoso que ha abierto nuevos caminos para explorar.

¿Qué son las células madre?

Explicándolo de forma sencilla, las células madre son un tipo de células que tiene la capacidad de auto regeneración y reparación potencial de tejidos envejecidos o dañados. Se encuentran en todos los tejidos corporales aunque hay una mayor concentración de éstas en la médula ósea y en el tejido graso. No hay que confundirlas con las famosas y polémicas células madre embrionarias que se extraen del embrión y tienen la capacidad de formar todos los tipos celulares de un organismo adulto.

¿Cómo se aplican en la medicina estética?

La técnica consiste en extraer del abdomen del paciente una pequeña cantidad de grasa localizada para obtener de ella células madre mediante el centrifugado y su purificación. Generalmente, se extraen las células madre de la grasa del abdomen del paciente, esto se realiza mediante pequeños aspirados del tejido graso con anestesia local, con lo que el paciente no sufre ningún tipo de dolor.

A continuación se procede al injerto de las células madre del paciente en los músculos faciales, eliminando la posibilidad del rechazo y aprovechando, como hemos dicho, las propiedades fisiológicas de renovación de las estructuras de la piel de las células madre.

Ventajas frente otros métodos de cirugía estética

Hay que destacar que dentro de las bondades de esta técnica de cirugía estética destaca su escasa invasividad y que ofrece una gran calidad en cuanto a los resultados. Es un tratamiento complementario a los actuales, mejorando los resultados porque se necesita una cirugía menos agresiva tanto en párpados como en estiramientos.

Se está estudiando su aplicación en el  aumento de pecho

Hay que tener en cuenta que estamos hablando de medicina regenerativa, por lo que incluso ya se está estudiando el aumento del pecho con inyecciones de células madres obtenidas por ejemplo de la grasa de una liposucción del propio paciente y con las ventajas de ser una operación poco agresiva, con ausencia de rechazos o respuestas anómalas y con mejores resultados de forma y tamaño que los implantes actuales. Aunque este procedimiento tiene sus limitaciones, como es la falta de firmeza, volumen limitado y elevación del pecho.

Esta técnica supone un paso muy importante en el futuro de la cirugía estética y puede ser una técnica muy esperanzadora por ejemplo en las reconstrucciones mamarias tras sufrir un cáncer de mama.