Como influye el 2.0 en la toma de decisión a la hora de elegir un profesional de cirugía estética.

Gracias a la llegada de las nuevas tecnologías y su amplia generalización, actualmente el paciente maneja hoy una gran cantidad de información. Una persona interesada sobre la cirugía estética habrá leído en blogs y páginas web sobre la intervención de cirugía estética que está pensando realizar y en qué consiste el procedimiento, habrá visto en redes sociales el perfil de los cirujanos con mayor reputación en su provincia, habrá preguntado en foros las posibles complicaciones del postoperatorio e incluso habrá podido acceder a fotografías de otros pacientes y de su evolución.

Algunos videos de internet explican al detalle procedimientos de cirugía estética.

Algo impensable hace tan sólo unos años gracias a que Internet ha abierto un gran campo de divulgación de la cirugía estética en este sentido. Un fenómenos que se ha potenciado con la consolidación de la llamada web 2.0. En la red hay multitud de vídeos sobre intervenciones realizadas por profesionales de la cirugía estética, modelos en 3D y en algunas páginas se explica realmente con detalle y gran profundidad los procedimientos quirúrgicos.

No toda la información sobre cirugía estética que se divulga en Internet es realista.

Actualmente todo el mundo tiene acceso a la información sobre cirugía estética, una avalancha informativa que aunque teóricamente es bueno, el problema es que el paciente llega a la consulta no asesorado por ningún médico, sino por lo que ha leído o visto en Internet y esto le puede llevar a conclusiones e ideas preconcebidas sobre la operación de cirugía estética y el resultado del procedimiento quirúrgico que no siempre son correctas y que le están generando unas falsas expectativas que no son realistas.
El exceso de información previa del paciente puede ocasionar que demanden resultados irrealizables, desmesurados o que incluso puedan resultar perjudiciales o sencillamente que estén fuera del sentido común.

Lo idóneo es consultar con el especialista de cirugía estética antes de crearse expectativas.

El asesoramiento personalizado por parte del profesional de cirugía estética debe ser el punto de partida para plantearse o no la intervención ya que ante tal cantidad de información el paciente anda realmente perdido. Es el cirujano plástico quién debe indicar la idoneidad o no de una intervención de cirugía estética e informar abiertamente al paciente de los resultados y no generar expectativas erróneas. El asesoramiento honesto y el sentido común deben prevalecer aunque el paciente se muestre muy interesado en realizar una operación de cirugía estética, si no es conveniente hay que explicarlo y hacerlo comprensible.

El profesional de cirugía estética tiene que saber trasmitir al paciente que resultados puede obtener tras su operación.

Actualmente aún no es posible mostrar al paciente mediante un modelo informático el resultado de su operación de cirugía estética. Aunque existen en el mercado aplicaciones informáticas capaces de mostrar cambios morfológicos aproximados están muy lejos de poder enseñar al paciente lo que se intenta conseguir con su operación. Hoy por hoy, la clave consiste en conseguir un equilibrio entre las expectativas que una intervención de cirugía estética genera en el paciente y la carga de información recibida y asimilada proveniente de internet y saber transmitir al paciente la realidad, el qué se puede obtener realmente o no con su operación y lo que no.

Bookmark and Share