A medida que envejecemos notamos que los excesos de la vida diaria nos van pasando factura , la reiterada exposición al sol, el estrés, los efectos de la gravedad… como consecuencia de nuestro actual ritmo de vida se van formando surcos profundos entre la nariz y la boca, aparecen grasas y arrugas alrededor del cuello, las mejillas se caen….etc. Para mejorar los signos más visibles del envejecimiento existe la técnica del lifting que permite redistribuir la piel de la cara y el cuello, tensar los músculos y eliminar el exceso de grasa con la posibilidad de tratar desde zonas muy localizadas a zonas completas o combinadas.

La técnica quirúrgica para hacer el lifting cervicofacial está evolucionando constantemente, buscando resultados más naturales apoyándose en técnicas menos agresivas y recuperaciones más rápidas.
Los mejores candidatos para esta operación son pacientes entre 40 y 65 años, no fumadores y que presenten una buena elasticidad de la piel y sobre todo, que las expectativas se adecuen a la realidad de lo que se les puede ofrecer. Una piel cuidada mantiene mejor las propiedades elásticas de la piel y esto mejora el resultado.
Hay que recordar que tras un lifting, el tiempo sigue pasando. Dependiendo de la persona con una operación de lifting es suficiente, pero hay personas con una tendencia al descolgamiento grande que puede necesitar más de una intervención.
Otra técnica complementaria al lifting es el uso del botox y los rellenos faciales, que permiten mejorar y prolongar los resultados. Son dos de las mejores técnicas que hemos incorporado al rejuvenecimiento facial. El botox ayuda a mejorar zonas con pobres resultado y el relleno especialmente de grasa propia, con células madre, que tanto están de moda y ayudan a dar un mejor aspecto y reducir la agresividad de la intervención.
Os dejo dos interesantes vídeos sobre el lifting cervicofacial y sobre el lifting frontal endoscópico.

Más información en el siguiente enlace: lifting Barcelona