La reconstrucción de la mama tras su extirpación por cáncer de mama es uno de los procedimientos quirúrgicos actuales dentro de la cirugía plástica, más gratificantes para la paciente.

Una reconstrucción de mama permite a la paciente volver a llevar una vida normal después de esta experiencia y permitir a la mujer, volver a sentirse bien consigo misma.
Aunque la mastectomía no me traumatizó en exceso, yo no era la misma de antes ni mi cuerpo tampoco”
Al principio me sentía insegura y con miedo”
Al principio me daba miedo el contacto físico, sentía como si tuviera un cuerpo extraño dentro de mi”
Me afectó menos de lo que pensaba”
Para la mayoría de las pacientes mastectomizadas, la reconstrucción de la mama supone una mejoría de imagen absoluta, proporcionando un equilibrio psicológico que en muchas ocasiones se había perdido, volviendo a verse un cuerpo completo.

Me siento privilegiada”
Me volví a sentir la mujer de antes. Cada día al ducharme siento un profundo agradecimiento a la persona que me reconstruyó”
Estoy fenomenal”
En cierto modo ya no he vuelto a ser la misma. Ahora soy mejor”
Ahora puedo puedo usar el sujetador sin tener que llenarlo con nada”

Terminaremos con una frase que puede resumir las vivencias de todas estas mujeres que han sabido seguir adelante y han superado su enfermedad y sus miedos.

Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes. Khali Gibran