Ahora que ya está aquí el verano es importante tener en cuenta unos consejos para cuidar la piel.

Está demostrado que la exposición solar prolongada juega un papel clave en el envejecimiento facial, provocando signos de edad tales como manchas y arrugas. Asimismo tiene un efecto acumulativo negativo sobre el ADN de la piel, pudiendo provocar alteraciones (mutaciones) que favorecen algunos tipos de cáncer cutáneo como el melanoma o el carcinoma basocelular.

 

Sin embargo, no debemos tener miedo a exponernos al sol si tenemos en cuenta una serie de consejos.

 

-Evitar las horas de mayor exposición: entre las 12-16 horas es cuando la exposición solar es máxima y somos más susceptibles a ella.

-Utilizar factor de protección adecuado a cada fototipo: en personas muy blancas será necesario utilizar protección 50 o superior pues tienen más predisposición a quemaduras. En fototipos más oscuros, factor 30-40 puede ser suficiente.

-Aplicar 30 minutos antes de exponerse al sol. Repetir la aplicación  cada 2 horas y después de cada baño.

-Hidratar abundantemente  la piel después de la exposición.

¡Feliz verano!

Dr. Vicente Paloma