La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico cuya finalidad es reducir el volumen, mejorar la silueta y tensar la piel flácida del abdomen.

Esta técnica de cirugía estética puede reducir drásticamente el aspecto abombado del abdomen (la “tripa”) tanto en hombres como en mujeres que, pese a tener una silueta relativamente buena, no son capaces de eliminar la acumulación de grasa y/o el exceso de piel en el abdomen realizando dietas o ejercicio físico.

A que pacientes se les recomienda la abdominoplastia.

La indicación de la abdominoplastia está encaminada a los pacientes con acúmulo de grasa, debilidad de la pared abdominal o flacidez de la misma. Normalmente se trata de pacientes que tras el embarazo no han podido recuperar la silueta. O pacientes que tras perder peso les ha quedado una gran flacidez abdominal.

La intervención de la abdominoplastia, no es compleja.

Todo lo contrario, la abdominoplastia es una operación sencilla. El inconveniente que tiene es que exige un periodo de recuperación bastante largo (3 semanas) y pesado (por la inmovilización que conlleva) y que lógicamente dejamos una cicatriz que no es pequeña.

La abdominoplastia  requiere una cirugía entre 1,5 y 2,5 horas. Puede prolongarse un poco más si se asocia a liposucción  de la espalda y los laterales (cosa que suele ser bastante frecuente). Necesita una hospitalización entre 1 y 2 días y un periodo de recuperación hasta poder realizar una vida medianamente normal de 3 semanas. Bien es verdad que la infalmación tras la abdominoplastia va a permanecer durante 2-4 meses y que no podrá realizar ejercicio físico hasta 1,5 meses después de la intervención.

Que resultados puedes esperar tras una abdominoplastia.

El paciente logrará con la abdominoplastia un abdomen no sólo más plano sino también más firme, así como una cintura más estrecha. En la mayoría de los casos, además, los resultados son definitivos, siempre y cuando se acompañe de una dieta equilibrada y ejercicio periódico. Por tanto, tanto para esas mujeres que han pasado varios embarazos o para esos pacientes que han sufrido cambios drásticos de peso, la abdominoplastia puede ser una solución adecuada.