La reconstrucción de pecho después de haber sufrido un cáncer mama a menudo provoca temor debido al desconocimiento y a la falta de información sobre este procedimiento.

Es recomendable realizar la reconstrucción mamaria a la vez que se lleva a cabo la mastectomía ya que de esta manera, la paciente evita el shock de verse con el pecho amputado.

Aunque es uno de los procedimientos que aporta mayores beneficios a la paciente, todavía existe el miedo a hablar sobre esta técnica, ya que esto supone reconocer que la mujer está enferma.

Con el objetivo de proporcionar información y apoyo a estas mujeres, la  Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE) ha elaborado una guía dirigida a todas aquellas mujeres que se estén planteando someterse a una reconstrucción mamaria.

En palabras de Roswitha Britz, Presidenta de la Federación Española de Cáncer de Mama, “esta guía ayudará a la mujer a tomar una decisión con respecto a la reconstrucción mamaria después de un cáncer de mama”.

Puedes consultar la guía completa en este enlace.
¡Esperamos que te sea de ayuda!