¿Que es la celulitis?

La celulitis es como comúnmente se conoce al antiestético acúmulo de grasa en determinadas zonas del cuerpo y que puede ir acompañado en algunas ocasiones de sobrepeso. Existen diversos grados de celulitis, pero la más conocida es la llamada celulitis esclerótica o de piel de naranja.

La acumulación de tejido adiposo es un problema estético que afecta también a algunos hombres pero es muy frecuente entre las mujeres debido a la propia constitución y fisiología del cuerpo femenino con un mayor porcentaje de células grasas. Igualmente existen factores que pueden potenciar esta alteración como una dieta no saludable, el estrés, la vida sedentaria o los desarreglos hormonales entre otros.

Como tratar la celulitis con medicina estética

Actualmente, mediante el tratamiento con la mesoterapia se puede conseguir una importante mejora disminuyendo el volumen de estas zonas donde una alteración de la circulación de la capa grasa ha formando hoyuelos al crecer el tejido graso creando una apariencia antiestética que puede preocupar a muchas personas.
La técnica de medicina estética llamada mesoterapia consiste fundamentalmente en la administración mediante infiltraciones a nivel intradérmico de sustancias naturales  lipolíticas, que destruyen la grasa y venotónicas, que favorecen la circulación, en la zona afectada.
Para su administración se suele emplear una  pistola eléctrica que permite que el proceso sea prácticamente indoloro. El tratamiento normalmente dura de seis a doce sesiones repartidas a lo largo de un par de meses.

Resultados de la mesoterapia

La mesoterapia permite una disminución importante de volumen al disolver la grasa acumulada y se eliminan líquidos y toxinas independientemente de que exista o no una pérdida de peso. Los resultados suelen ser muy positivos e incluso se consigue la mejora de la calidad de la piel. Al ser sustancias naturales no existen posibles reacciones alérgicas y las sesiones son breves y sencillas.
El tratamiento anticelulítico se puede combinar con una correcta alimentación y un ejercicio físico moderado y saludable para conseguir un resultado aún más favorable.