La perdida de sensibilidad tras el aumento de pecho suele ser temporal.

Uno de los mayores temores de las mujeres que se acercan a cualquier consulta de cirugía estética de la Teknon es la pérdida de sensibilidad en la zona del pezón y la areola tras someterse a una operación de aumento de pecho. Debemos tener en consideración que tras realizar una mamoplastia es frecuente la aparición temporal de hipoestesia o cambios en la sensibilidad pero rara vez la pérdida de sensibilidad es permanente.

La perdida temporal de sensibilidad tras el aumento de pecho depende mucho de por donde se realice la incisión.

La pérdida temporal de sensibilidad en la mama tras el aumento de pecho puede ser mayor o menor según determinados casos y poco a poco se va normalizando. Indudablemente la vía de acceso y la colocación de la prótesis es uno de los factores que más determinan la mayor o menor perdida temporal de sensibilidad, así esta puede ser mayor si la vía de acceso para la cirugía es el borde de la areola o menor si se utiliza el surco submamario. La vía de acceso axilar debe realizarla un cirujano muy calificado debido al riesgo de lesión sobre los nervios intercostales, se considera que esta vía es la de mayor tasa de anestesia o hipoestesia de pezón y areola.
Esta molesta pérdida de sensibilidad tras el aumento de pecho está ocasionada por la disección y alargamiento de las fibras nerviosas. En primer lugar se recupera la sensibilidad ante los estímulos táctiles debido al proceso de regeneración de las fibras nerviosas y finalmente se recupera la sensibilidad ante los cambios de temperatura. La regeneración de las vías nerviosas puede provocar parestesias o sensación de hormigueo o adormecimiento y molestos pinchazos durante un periodo de tiempo muy delimitado tras el aumento de pecho.

Tras el aumento de pecho, suaves masajes pueden ayudar a la nacionalización de la sensibilidad.

De todas formas es muy poco frecuente que la pérdida de sensibilidad sea permanente tras el aumento de pecho y su duración está condicionada por diversos factores como por ejemplo el tamaño de las prótesis elegidas debido a que un mayor tamaño provoca un alargamiento mayor de las fibras nerviosas. Tras la intervención quirúrgica de aumento de pecho la realización de suaves masajes puede ser útil para mejorar la normalización de la sensibilidad.

Bookmark and Share