Retomo el tema de la duración de las prótesis de silicona, vuelvo a insistir en un asunto ya tratado pero que es una de las consultas más habituales de las pacientes cuando acuden a una clínica de cirugía estética en Barcelona para someterse a una aumento de pecho.

Las prótesis antiguas usadas en el aumento de pecho tenían caducidad

Las prótesis antiguas usadas en las cirugías de aumento de pecho, hay que desecharlas aunque sean mucho más baratas, estaban compuestas por silicona de baja cohesividad y corrían el riesgo de un posible desgaste del envoltorio que provocase una fuga de silicona fuera de la prótesis produciendo el llamado encapsulamiento.  A las pacientes que utilizan estas prótesis se les recomienda cambiarlas al cabo de 10 a 15 años tras el aumento de pecho para prevenir posibles riesgos como las fugas de silicona o los siliconomas, una reacción a la silicona que es interpretada por el organismo como un cuerpo extraño y que provoca una ligera inflamación que genera granulomas

El cambio de las antiguas prótesis, en la mayoría de los casos y si no han surgido otras complicaciones, se realiza con una sencilla operación con anestesia local y no necesita de un postoperatorio específico.

Las prótesis actuales son casi de por vida.

Actualmente la mayoría de las prótesis que se utilizan en aumento de pecho son de gel de silicona de alta cohesividad sin riesgos de deformación o esparcimiento y que incluso evitan el llamado retraimiento capsular que provocaba que el pecho se notase duro y redondeado. La duración de las actuales prótesis se estima en unos cincuenta años, por lo que casi se pueden considerar de por vida.

Posibles efectos negativos de los implantes para la salud nunca se han constatado, las prótesis son inertes y causan escasas reacciones adversas y permiten la realización de mamografías y de exámenes médicos con total normalidad.

Avances científicos aplicados al aumento de pecho

En cualquier caso, los avances científicos que  van apareciendo sobre aumento de pecho pueden dejar obsoletas las prótesis de silicona en poco tiempo. El último avance es la utilización de células madre de la propia paciente para realizar el aumento de pecho. Un procedimiento que ya se está realizando, aunque en fase de ensayo clínico, en reconstrucciones de mamas a pacientes con grasa y células madre, un procedimiento que  puede generalizarse en unos escasos años.