El cáncer de mama sigue siendo uno de los más frecuentes entre las mujeres, no obstante, tiene una alta tasa de supervivencia gracias a los programas de cribaje y detección precoz, y a la evolución de los tratamientos.

La cirugía, junto con la radioterapia, la quimioterapia y la hormonoterapia forman parte del tratamiento.

En muchas ocasiones, las consecuencias de la cirugía son las únicas secuelas una vez superado el cáncer.  El objetivo del cirujano plástico es devolver a la mama un aspecto lo  más natural posible para que se parezca a la mama sana. Las técnicas que existen son múltiples y dependen del tipo de  cirugía oncológica y del momento.

 

Existen varios tipos de cirugía. Hablamos de tumorectomía cuando sólo se extirpa el tumor. En estos casos el defecto suele ser pequeño y puede ser corregido con colgajos de la misma mama o con relleno de grasa.   En la cuadrantectomía (extirpación de un cuadrante completo de la mama) y la mastectomía (extirpación de toda la mama)  el defecto es mayor y puede ser reconstruido mediante grasa, colgajo o prótesis.

En cuanto a la reconstrucción, esta puede ser inmediata o diferida. La inmediata es la que se realiza en la misma cirugía que la extirpación del tumor. En este caso la paciente no ve en ningún momento la ausencia total de la mama. Si esto no es posible se optará por una reconstrucción diferida que se realizará en el momento idóneo dependiendo de si ha habido o no radioterapia, de la calidad cutánea y de las cicatrices.

CIRUGÍA CONSERVADORA

Como su propio nombre indica, la cirugía conservadora “conserva” parte de la mama. La tumorectomía y la cuadrantectomía son los dos tipos de cirugía conservadora. En estos casos el cirujano plástico dispone de tejido y debe remodelar o rellenar  la mama para simetrizarla con la otra mama.

Las técnicas de las que disponemos son varias. Lipoinyección, prótesis, colgajos (tejido propio de la paciente) y la reducción de la mama contralateral.

CIRUGÍA RADICAL

La mastectomía supone una amputación completa de la mama. El reto para el cirujano es reconstruir la mama partiendo de cero. Existen dos técnicas principales,  expansor-prótesis y colgajos pediculados. La elección de una u otra dependerán de las características del tejido residual, la disponibilidad de tejidos propios y los deseos de la paciente.

Si necesitas más información relativa a la reconstrucción mamaria no dudes en contactar con nosotros.

Dr. Vicente Paloma