No es nada extraño que acudan a mi consulta chicas jóvenes, de 18 o 20 años o incluso menos, que desean realizarse una liposucción, un aumento de pecho o una rinoplastia.

¿Demasiado pronto para la cirugía estética?

En cirugía estética más que la edad “del DNI” de la paciente, hay que tener en cuenta su madurez, su preparación psicológica para entender qué supone entrar en quirófano, qué cambios podrá obtener y cuáles no… (en este post podéis ver los requisitos del “candidato ideal” para someterse a una cirugía)

La edad en la cirugía estética viene determinada por la madurez física y psicológica.

Por tanto, diríamos que no existe una limitación por fecha para pasar por el quirófano. En mi opinión, el momento adecuado para someterse a una operación de cirugía estética, es aquél a partir del cual la persona tiene una madurez física y psicológica para enfrentarse a una intervención. En algunos casos es a los 18 y, en otros se tarda más o simplemente se descarta la cirugía.

 La rinoplastia y el aumento de pecho las operaciones más demandadas por las jóvenes.

Las chicas más jóvenes normalmente solicitan operaciones de rinoplastia y aumento de pecho, que es sin duda la operación que más practicamos en nuestra consulta, ya que somos especialistas.

 La ortoplastia, la única operación de cirugía estética indicada sobre los 6 años.

¿Más jóvenes? una cirugía estética con una especial indicación en edades  mucho más tempranas aún es la otoplastia (o cirugía de las orejas). Está indicada sobre los 6 años, momento en el cual los niños empiezan a tener conciencia de las deformidades y los defectos físicos, y en el que los compañeros de colegio pueden empezar a burlarse de esos defectos. Sometiendo a los niños a esta intervención de cirugía estética evitamos por tanto la aparición del complejo asociado a la deformidad.

La cirugía estética tiene que ser meditada y considerada de manera madura independientemente de la edad.

Pese a que, por tanto, no todas las intervenciones de cirugía estética son igual de comunes a todas las edades, mi opinión es que una chica joven, preparada psicológicamente y con un buen estado general de salud, no tiene porqué rechazar su paso por el quirófano si esta es la decisión que, meditadamente, ha tomado para sentirse mejor con su aspecto y con su cuerpo.