En nuestra consulta del Centro Médico Teknon hemos puesto en marcha una unidad de especialización máxima en el tratamiento del cáncer de piel.
Esta enfermedad se produce por el desarrollo de células cancerosas en cualquiera de las capas de la piel y podemos distinguir dos tipos, el melanoma y la no melanoma
El cáncer de piel no melanoma es el más frecuente y se forma a partir de otras células de la piel que no son las que acumulan el pigmento, los llamados melanocitos. Se calcula que se diagnostican dos millones de casos nuevos al año en el mundo.
El cáncer de piel se da más en las personas de piel blanca que habitan regiones con climas soleados y que han pasado mucho tiempo expuestas a los rayos solares. Aunque puede aparecer en cualquier parte de la piel, es más frecuente que se presente en la cara, cuello, manos y brazos.
En los últimos años, la incidencia del melanoma maligno ha aumentado espectacularmente pero a pesar de esto, todavía representa menos del 3% de todos los tumores y las campañas de detección precoz han permitido que la mortalidad se reduzca a un 30%.
Siempre hay que recordar que ante cualquier cambio o anormalidad de la piel hay que acudir a un especialista, se puede identificar por un cambio en el aspecto de la piel, como una herida que no se cura o una pequeña protuberancia. También puede aparecer una mancha roja, áspera o escamosa con tendencia a crecer. El especialista procederá a extraer una muestra y analizarla, lo que se conoce como una biopsia, para comprobar si es un tumor maligno o no.
La unidad de Cáncer de Piel del Centro Médico Teknon es una unidad multidisciplinaria en la que unimos esfuerzos el Dr. Garcés, especialista en Dermatología de reconocido prestigio a nivel internacional en el tratamiento del cáncer de piel utilizando técnicas de cirugía de Mohs, el Dr. Paloma, donde aporto mis conocimientos en la cirugía reconstructiva de defectos cutáneos y el departamento de Radioterapia y oncología de Centro Médico Teknon (IOT) con terapias de apoyo complementarias.
Nuestro objetivo pasa por curar la enfermedad con unos márgenes adecuados. El mejor momento para hacerlo es la primera vez que se trata. Conseguir dejar la mínima secuela posible para que se siga realizando una vida totalmente normal tras el tratamiento, sea médico, quirúrgico o de radioterapia. Y en caso de tumores más agresivos poder contar con tratamientos de última generación en un enfoque multidisciplinar de las diferentes especialidades.

Bookmark and Share